Senadora Gina Andrea Cruz Blackledge, durante la comparecencia del secretario de Relaciones Exteriores

Intervención de la senadora Gina Andrea Cruz Blackledge, durante la comparecencia de Luis Videgaray Caso, secretario de Relaciones Exteriores, en el marco del Análisis del VI Informe de Gobierno, en materia de política exterior.

 

Con el permiso de la Presidencia.

Doctor Luis Videgaray Caso, secretario de Relaciones Exteriores, bienvenido.

Senadoras y senadores.

El Gobierno de la República ha sostenido que la política exterior de la actual administración se ha orientado a proteger los intereses nacionales, impulsar el desarrollo, velar por nuestra soberanía, la prosperidad y por la dignidad de todos. Sin embargo, en el tema de protección a nuestros connacionales constatamos una caída importante en los indicadores reportados en el VI Informe de Gobierno; de más de 332 mil migrantes atendidos en el año 2013 a 167 mil en el año 2017, esto a pesar del fin del DACA.

Señor secretario, ¿a qué se debe esta baja en la atención a nuestros connacionales? Ya que el trato que se ha dado a los migrantes mexicanos atenta contra su dignidad y sus derechos. Ninguna ley ni acuerdo puede remediar el dolor que padecen quienes han dejado una vida tras de sí en la Unión Americana.

En Acción Nacional hemos tenido como parte toral de nuestra política exterior el respeto, la protección y la promoción de los derechos humanos, la lucha por la paz y la seguridad internacionales. Estos principios se han visto violentados por una relación que ha pasado por graves momentos de tensión.

No sólo nos preocupa la amenaza de la construcción de un muro, también nos inquieta que la relación bilateral no se base en la igualdad sino en la subordinación.

Nuestra política exterior sigue concentrándose en nuestro vecino del norte, descuidando así la necesidad imperiosa de ampliar y fortalecer la presencia de México en el mundo, con otros socios estratégicos como lo es Canadá u otros fuera de esta región.

Vemos también con preocupación cómo los movimientos aparentemente incontenibles de la delincuencia organizada trasnacional operan entre nuestras naciones, con facilidades para hacerse de pasaportes mexicanos legítimos con documentación falsa.

También hay que mencionar que a mediados del año la demanda de pasaportes, se estuvieron vendiendo citas para realizar dicho trámite. En este sentido, señor secretario, ¿qué medidas tomó la Cancillería para tener este fraude del que muchos mexicanos fueron víctimas?, ¿se llevaron a cabo investigaciones internas para deslindar responsabilidades?

Asimismo, nos preocupa sobremanera la vulneración de los derechos humanos, la imposición de barreras inadmisibles y las posibles concesiones que haga nuestro país para lograr acuerdos cuyo impacto se verá en el mediano y largo plazo.

Las senadoras y los senadores de Acción Nacional recibimos (inaudible) el acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá, que afortunadamente se mantuvo trilateral, sin embargo, nos preocupan algunos temas considerados en dicho acuerdo.

En lo referente por ejemplo a la industria automotriz, se impusieron cupos a la exportación de autos y autopartes, que estarían libres de aranceles a Estados Unidos, lo cual no existía en el acuerdo anterior.

Señor secretario, como responsable de las finanzas públicas y ahora como canciller y negociador principal, ¿no le parece a usted que con la aceptación de estas medidas, estamos condicionando el crecimiento de largo plazo de una industria estratégica para nuestro país?

Por otro lado, nos llama la atención las limitaciones para alcanzar acuerdos comerciales con otros países de no mercado, no estaremos aceptando limitaciones para alcanzar pactos comerciales con otros países.

También organizaciones como la cámara nacional de autotransporte de carga han señalado que continuarán las restricciones para el ingreso de camiones mexicanos a Estados Unidos. Secretario ¿no será este un caso de una negociación negativa para las empresas nacionales?

Por lo que hemos podido conocer hasta ahora del AMEC, no estamos seguros de que los resultados alcanzados en la negociación sean del todo benéficos para el país.

Señor secretario, necesitamos que usted nos diga con toda objetividad, cuáles son las ventajas de este nuevo acuerdo, en términos de volumen de comercio, de apertura de mercados a las empresas mexicanas y de mejora de las condiciones laborales, para las y los trabajadores de nuestro país.

Finalmente señor canciller, lamentamos que un tema de mayor interés nacional, como son nuestros compatriotas en la Unión Americana, haya quedado fuera, ¿por qué no se incluyó el tema migratorio y el respeto a los derechos humanos de los mexicanos en los Estados Unidos, durante esta negociación?

Por su respuesta señor canciller, muchas gracias.

En cuanto, senador Presidente.

 

 

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *