Senador Víctor Oswaldo Fuentes Solís, durante la comparecencia delsecretario de Economía

Intervención del senador Víctor Oswaldo Fuentes Solís, durante la comparecencia de Ildefonso Guajardo Villarreal, secretario de Economía, en el marco del Análisis del VI Informe de Gobierno, en materia de política económica.

 

Con su venia, señor Presidente.

Señor secretario, quiero confesarle que he estado sumamente atento a todo lo que usted ha comentado el día de hoy ante todos nosotros, y que resumo comentarle que si el 50 por ciento de lo usted ha mencionado fuera una realidad en cuanto a la economía del país, el PRI hubiera ganado, y que si el 50 por ciento de lo que está mencionado de la negociación con Estados Unidos fuera una realidad, a usted lo hubiera contratado el gobierno de Rusia y el gobierno de China para llevar a cabo las negociaciones de sus países con Estados Unidos.

Nadie tiene la menor duda, señor secretario, que México hoy juega un papel fundamental y protagónico en la economía mundial, que posee ciertamente una economía fuerte y vigorosa; que lo posicionan precisamente hoy en día en el lugar 15 en el mundo.

No son pocos los sectores de la economía mexicana que han logrado importantes y grandes avances, sólo por mencionar un ejemplo, en el sector turismo ocupamos ya hoy en día el lugar seis en el ranking mundial, con más visitas que países como Reino Unido, Alemania y Canadá.

Sin embargo, señor secretario, usted en su gestión, en este gobierno, olvidaron lo más importante de la economía de un país, que es la enorme responsabilidad, la primordial, que se tiene para garantizar el bienestar de cada una de las personas.

La economía de un país debe generar las oportunidades de desarrollo a todos sus habitantes, cosa que no sucedió en este gobierno.

El modelo económico que usted encabezó no contribuyó en lo más mínimo, sino todo lo contrario, a la justa distribución de la riqueza; usted ayudó a elevar la riqueza de algunos cuantos y se olvidó de la riqueza de todos los demás, porque el modelo económico, el actual de este gobierno, del cual usted es el responsable, lejos de disminuir la brecha desigualdad entre ricos y pobres, la amplio, y nos ha convertido en uno de los países con las brechas desigualdad más amplia, –¡vergonzoso!–, con la mayor distancia entre ricos y pobres.

El modelo económico del actual gobierno es el responsable del aumento sustancial de la fortuna de unos cuantos y lamentablemente consolidó la pobreza de las mayorías, porque gracias a las políticas monopólicas que se vieron apoyadas en el actual gobierno y los privilegios de algunos cuantos empresarios, cifras que han salido a relucir en las últimas fechas.

Nuestro país paradójicamente tiene a muchos de los hombres más ricos del mundo, pero lamentablemente también tiene una de las mayores pobrezas (inaudible), porque en la política económica que usted encabezó, según los datos del Inegi, el 16.2 por ciento de la población gana menos de un salario mínimo, el 28.4 gana entre 1 y 2 salarios mínimos y 18.1 de 2 a 3 salarios mínimos, lo cual da como resultado que un poco más de la mitad de la población en México sobrevive con menos de 5 mil pesos mensuales.

Y yo le pregunto con mucho respeto: ¿pudieron ustedes, Videgaray, Meade, dormir tranquilos a sabiendas de que mientras ustedes apoyaban estas políticas, más de la mitad de los mexicanos tenían tan sólo ese ingreso, que está muy lejos de ser suficiente, para tener una vida digna y poder sacar adelante a nuestras familias?

Porque, si usted no lo sabía, el 38.5 por ciento de la población en México, según datos de la Coneval, con lo que ganan no les alcanza ni siquiera para completar la canasta básica alimentaria.

Con estos datos, lo único que podemos concluir es que su gestión y la de Enrique Peña Nieto son un fracaso, que su dedicación, empeño y trabajo se orientó a favorecer a unos cuantos, lamentablemente, dejando desprotegidos a los muchos; se hicieron más ricos los ricos y más pobres los pobres.

Esta pobreza, esta marginación, esta desigualdad trajo consigo daños colaterales socialmente aún invaluables; el daño es grandísimo, abismal, por ello la sociedad optó por una vía diferente, esperando la justicia social de un modelo económico que se la negó; seguramente, usted podrá decir, en sus respuestas, que en los 12 años del gobierno del PAN el modelo era el mismo, y además decirle que nosotros ya asumimos en su momento el costo de las decisiones de nuestros gobiernos, le comento hoy aquí estamos evaluándolo a usted y al gobierno actual.

Pero aún así le voy a compartir algunos datos para demostrarle que para nada fuimos iguales; en diciembre de 2012, el tipo de cambio se encontraba en los 12.9 pesos, hoy, 6 años después, el precio del dólar ronda los 20 pesos, en diferentes partes del país hasta lo supera; la tasa de interés, en enero 2012, era de 4.79, hoy prácticamente es el doble en septiembre 2018, es del 8.11; y qué se diga del precio de la gasolina, cuando ustedes entraron al gobierno era de aproximadamente, o poco más o poco menos, de 12 pesos, según el tipo de gasolina, hoy ronda los 20 pesos

Su modelo económico ha generado pobreza y colateralmente muchos daños sociales, como ya se ha mencionado.

Muchos padres de familia, cientos de miles han tenido que abandonar el país a Estados Unidos ante la falta de oportunidades por las cosas que lamentablemente no hemos encontrado en México y que, por cierto, esta marginación y el tráfico de armas no fueron parte de la fría negociación del Acuerdo Comercial con Estados Unidos, país que maltrata a nuestros migrantes y connacionales, que separa a los niños mexicanos de sus padres de la manera más inhumana, violando gravemente sus derechos humanos y un país que nos pasa por su frontera ilegalmente las armas con las que todos los días nos matamos los mexicanos unos con otros, en una guerra derivada del tráfico de drogas que pasan por nuestro país, pero que los Estados Unidos consumen.

Pero como estos temas no son negocio, como estos temas no tienen nada que ver con lo que sus jefes le mandataron, no le dieron importancia en la negociación que se está llevando a cabo.

Le comparto también que la situación del país, esperemos y todos confiamos como se ha comentado aquí, va cambiar pronto.

Tan sólo hace unas semanas nuestro amigo, el senador Miguel Ángel Mancera, presentó una iniciativa para pasar del salario mínimo al salario digno, a lo cual nos sumamos prácticamente todos los grupos parlamentarios, porque ya basta que las grandes empresas mexicanas y más las extranjeras salgan a competir al mundo con productos elaborados en México, pagando los salarios más bajos, y porque también está Cámara, como la de Diputados, hemos coincidido todas las fuerzas políticas en darle reversa al gasolinazo, en eliminar el IEPS a las gasolinas y al diésel, lo que traerá a la economía de nuestras familias beneficios inmediatos, para evitar, entre otras muchas cosas, el aumento en el transporte te público en el estado de Nuevo León.

Concluyo. Le comento para su anecdotario como representante de la tecnocracia mexicana que de acuerdo con el Banco Mundial en el 2017 retrocedimos lugares, al pasar de lugar 47 de 2016 a lugar 49 en la lista de países para hacer negocios, y el retroceso es aún mayor si consideramos que el 2015 el país ocupaba la posición número 39 por lo que tan sólo en dos años perdimos 10 lugares en ese mismo ranking.

Término preguntándole, señor secretario, ¿por qué no pudimos avanzar más lugares como país? ¿Por qué tenemos retrocesos tan marcados?, ¿qué se dejó de hacer para mejorar la posición competitiva de nuestro país en respecto al mundo?

Lo mejor de todo esto es que su gestión está por terminar, que está por concluir y que políticos insensibles e inhumanos, como los de este gobierno, esperamos no verlos jamás.

Es cuanto, Presidente.

 

 

ooOoo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *