Senador Julen Rementería Del Puerto, al presentar iniciativa con proyecto de decreto que reforma el artículo 212 y adiciona un CAPÍTULO III TER denominado “Simulación de reintegro de recursos”

 

Intervención en tribuna del senador Julen Rementería Del Puerto, al presentar iniciativa con proyecto de decreto que reforma el artículo 212 y adiciona un CAPÍTULO III TER denominado “Simulación de reintegro de recursos” y su artículo 215-E al Código Penal Federal.

 

 

Con su permiso, Presidente.

Muy buenas tardes, senadores y senadoras.

Según el Indicador Global de Corrupción, para el 90 por ciento de los mexicanos la corrupción constituye un problema y para casi el 80 por ciento es un problema serio, es un problema serio por la extensión del fenómeno, la frecuencia con que ocurre y las consecuencias que acarrea.

A nivel nacional, la población considera que las prácticas de corrupción son frecuentes o muy frecuentes, pero además que van en aumento.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Calidad de Impacto Gubernamental en 2017 (inaudible), el 91 por ciento de la población nacional considera que los actos de corrupción son muy frecuentes; en el 2015 (inaudible) por ciento menos, 2.6 puntos porcentuales menos; quiere decir que este tema va creciendo, por supuesto habrá quien diga pues cuando llegue al 100 ya no va a seguir creciendo, el punto es que en este momento todavía va creciendo y la percepción ni siquiera empieza a caer.

Hoy tenemos que en México la gente cree que cada día hay más corrupción y que por supuesto hay mayor impunidad.

De acuerdo con la misma encuesta, a nivel nacional de los costos por incurrir en actos de corrupción se cuenta por decenas de miles de millones de pesos y por supuesto que si sacáramos esta cifra per cápita estaríamos hablando de todavía cantidades muy importantes de dinero en lo individual.

Lo anterior ¿qué es lo que nos deja claro y lo que nos puede hacer ver?: que, a pesar del Sistema Nacional Anticorrupción, hay mucho todavía que trabajar en él, resulta todavía un sistema perfectible que necesitamos mejorar, que necesitamos alcanzar condiciones que verdaderamente consiga lo que la gente quiere, que la corrupción vaya disminuyendo hasta el momento en que algún día –¿por qué no?– podamos prácticamente extinguirla.

En el informe general de la cuenta pública de 2015 de la Auditoría Superior de la Federación, que hizo del conocimiento público la existencia de diversas denuncias contra servidores públicos en ocho  estados del país, y la condición por la que fueron señalados es algo que incluso un servidor ya señaló aquí en el pasado y que de repente me parece que no se ha advertido en su total dimensión, es por aquellas observaciones a las cuentas en los estados, en ocho estados del país, en donde hubo simulación de reintegros, o sea, que había la observación y que no se regresaba el recurso, sino simplemente se depositaba en la cuenta para luego volvérselo a llevar.

¿Y qué pasa?, que eso hasta hoy no es una falta ni siquiera grave en la Ley de Responsabilidades, no hay todavía una condición que así lo establezca, hay una propuesta que aquí un servidor hizo para poder llevar a la consideración de todos ustedes, y ojalá así sea, para que demostremos allá afuera, donde realmente la gente quiere ver nuestro resultado, para tres reformas: una que hemos propuesto precisamente a la Ley General de Responsabilidades Administrativas, para elevar precisamente a una falta grave esta práctica de simulación de reintegros por observaciones hechas a las auditorías en los estados.

Otra es la reforma la Ley Nacional de Ejecución Penal que apenas hace unos días la presentamos aquí para poder extinguir aquellos privilegios de pre liberación para quienes hayan sido sentenciados por delitos de corrupción.

Y en este caso de lo que estamos hablando es precisamente de una reforma al Código Penal Federal para que se establezca como delito esta conducta, la simulación de reintegros a partir de observaciones en desviaciones de los recursos de los ciudadanos del pueblo de México en cada uno de los estados de todo el país, sin distinguir ningún tipo de ideología, simplemente que el recurso se use para que aquello que está escrito.

Por eso es que me atrevo a proponer, y ojalá tuviera la oportunidad de que lo veamos en su conjunto, que esta no es una iniciativa que repite aquella, primero estábamos hablando de hacer falta grave algo en la Ley de Responsabilidades, la Ley General de Responsabilidades, luego en la Ley de Ejecución Penal para poder precisamente acabar con los privilegios de pre liberación, y ahora, con esta poder establecer como delito grave precisamente este acto de corrupción, la simulación de los reintegros, y así poder llevar a cabo la reforma del párrafo séptimo del artículo 212 y adicionar un capítulo tercero ter denominado Simulación de reintegro de recursos y su Artículo 215 al Código Penal Federal.

Es muy importante porque esta puerta que a lo mejor en algunos estados no se ha advertido, pero yo les puedo hablar del propio, de Veracruz, por esta puerta falsa, por este hoyo negro se fueron a la corrupción, se malgastaron recursos por decenas de miles de millones de pesos sin que aún demostrándoles que por esa vía se fueron sea ni siquiera una falta grave, mucho menos sea una conducta tipificada como un delito.

Espero poder contar con ustedes para, en estos tres ordenamientos, podamos hacer de una manera concatenada el poder amarrar y evitar que en el futuro esta condición se repita en perjuicio de cualquier mexicano en nuestro país.

Es cuanto, senador Presidente.

 

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *