Senador Ismael García Cabeza de Vaca presenta iniciativa contra la delincuencia organizada

 

Intervención del senador Ismael García Cabeza de Vaca, al presentar una iniciativa que reforman diversas disposiciones del Código Penal Federal y de la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada.

 

Muchas gracias, Presidente, con tu permiso.

Con el permiso de la Mesa Directiva.

El día de hoy subo a la tribuna para presentar esta iniciativa sobre el delito de extorsión en su modalidad de “cobro de piso”, o “derecho de piso”; sin embargo, se pueden identificar por lo menos tres formas de extorsión: la primera, a través del engaño telefónico por medio de una llamada, donde se nos informa que somos acreedores a un premio que está condicionado a un pago de dinero, o a la entrega de una tarjeta prepagada de algún servicio.

La segunda, la amenaza telefónica, ese supuesto en el que en una llamada se nos advierte y atemoriza por un delincuente, que se identifica como miembro de una organización criminal para que paguemos una cantidad de dinero, para que un familiar no sufra algún daño.

Y, por último, el “derecho de piso”, también conocido como “narco rentas”; se trata de una de las formas más agresivas de extorsionar, ya que el delincuente se presenta ante su víctima para exigir cantidades periódicas de dinero, que pueden ser semanales, quincenales o mensuales, a cambio de garantizar su integridad física, la de su familia y de su negocio.

Este modo de operar no se realiza por delincuentes improvisados, se trata de organizaciones criminales perfectamente estructuradas, que obtienen grandes cantidades de dinero para seguir delinquiendo; el “cobro de piso” es una realidad, por lo cual no podemos cerrar los ojos y tenemos que reconocer que este delito se ha salido de control.

El incremento de extorsión ha sido exponencial y ha llegado al grado de que familias completas han tenido que cerrar sus negocios, e incluso se han visto forzadas a cambiar de ciudades de residencia.

De un análisis comparado a los 32 códigos penales de los estados, se puede establecer con claridad lo siguiente: uno, que existen tres estados de la República que no tipifican en este delito, o que la conducta criminal se encuentra bajo otro supuesto delictivo.

Dos, que siete estados más definen en forma básica el delito de extorsión, es decir, que no presenta agravantes; y tercero, que en sólo cuatro años, de 2014 a la fecha, 22 estados que representan más de la mitad del país han reformado su código para establecer regulaciones muy específicas con agravantes, de acuerdo con el sujeto activo y pasivo del delito, y sus medios comisivos.

Es por ello que esto nos obliga a actualizar la legislación federal y unir esfuerzos en el mismo sentido, y actuar con mano firme contra la delincuencia organizada.

Senadoras y senadores:

En el tema del “cobro de piso” estamos hablando de un sistema tributario alterno, de un impuesto al crimen o un pago más que se debe de contemplar en los gastos familiares; esto definitivamente no puede continuar sucediendo, no podemos acostumbrarnos a vivir con miedo, ni secuestrados de por vida, pagando para poder buscar el sustento diario de nuestras familias y mucho menos continuar financiando al crimen.

Desafortunadamente, sobran los ejemplos que se puedan mencionar con este delito, por lo que se propone modificar el artículo 390 del Código Penal Federal para aumentar las penas por el delito de extorsión de 4 a 15 años de prisión y de 100 a 800 días de multa.

Aquí quiero mencionar que 23 estados de la República ya establecen sanciones de 10 años de prisión o mayores, por lo que estaríamos actuando en concordancia con el resto del país.

Esta iniciativa también propone incrementar hasta en una mitad las sanciones cuando se presenten los siguientes agravantes: primero, cuando intervengan personas armadas con un instrumento que pueda causar algún daño físico a la víctima; segundo, se utilice como medios comisivos del delito de la vía telefónica y del correo electrónico, o cualquier otro medio de comunicación electrónica.

Y, por último, se logre que la víctima o un tercero traiga alguna cantidad de dinero o un bien de forma continua, o de manera reiterada, por el cobro de cuotas de cualquier índole.

Finalmente, se pretende modificar el artículo de la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada para incorporar la extorsión en su catálogo de delitos.

Es cuanto, Presidente.

 

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *