La decisión del presidente electo es un golpe brutal para la democracia y la economía nacional

  • El GPPAN solicitará que el presidente electo se abstenga de manipular políticamente a los ciudadanos.
  • Le pide cumplir la Constitución y apegarse a los requisitos que ella establece para las consultas públicas.
  • Debe también con precisión el costo derivado de la cancelación del proyecto aeroportuario de Texcoco, de dónde obtendrá los recursos necesarios para cubrirlo y bajo qué criterios técnicos ha resuelto dicha erogación.

El día domingo pasado el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, asestó un golpe brutal a la democracia de este país y un golpe brutal a la economía de todos los mexicanos; la mal llamada consulta popular es una farsa, es un ejercicio de manipulación política y es un engaño para los ciudadanos de todo este país, sostuvo el coordinador de los senadores panistas, Damián Zepeda Vidales.

El impacto de la decisión de cancelar la construcción del aeropuerto es dos sentidos: por un lado un impacto económico, no para quien construye el aeropuerto, un impacto económico para todos los mexicanos y, por otro, el impacto es político, a la democracia de este país, indicó en la tribuna parlamentaria Zepeda Vidales, acompañado de las senadoras y los senadores de Acción Nacional.

“En el sentido económico, en un día el presidente electo Andrés Manuel López Obrador hizo historia, sí, historia de cómo dañas a un país y cómo dañas a los ciudadanos de México. Con el anuncio de la cancelación del aeropuerto se vienen varios impactos económicos para México, uno es el costo de la cancelación 200 mil millones de pesos estimado por BBVA Bancomer, 200 mil millones de pesos de costo de dinero de los mexicanos tirado a la basura por el presidente electo”, sostuvo.

El segundo día, dijo, con el anuncio de la cancelación del aeropuerto, el dólar subió 50 centavos y es lamentable que las personas rodeando el presidente electo señalen que esto no tiene ningún impacto en la vida de los mexicanos.

Con este incremento, la deuda de México subió en un solo día alrededor de 100 mil millones de pesos. “Es increíble cómo el presidente electo crea que eso no tiene ningún impacto en la economía de los mexicanos”, insistió.

Las empresas mexicanas, abundó, tuvieron una pérdida en la Bolsa Mexicana de más de 350 mil millones de pesos, lo que afecta los empleos y sueldos de millones de ciudadanos.

“Cancelar este proyecto del aeropuerto le va a costar los mexicanos estos 200 mil millones de pesos y mucho más. ¿Qué podemos hacer con 200 mil millones de pesos, esos que está tirando a la basura Andrés Manuel López Obrador? Es el equivalente a construir un millón 300 mil viviendas”, subrayó.

Se podrían construir, continuó,  636 escuelas nacionales de estudios superiores, o destinar el doble del presupuesto actual a la Secretaría de Salud o de Desarrollo Social, y equivale a casi cinco veces el presupuesto de la UNAM. “De ese tamaño es la irresponsabilidad”.

“Pero quizá el costo mayor es la incertidumbre, ¿quién va a invertir en  México si sabemos que por caprichos de una persona se cancela un proyecto de esta envergadura?, hay responsabilidad hasta legal porque uno no puede agarrar y tirar a la basura recursos públicos que ya están invertidos sin tener una justificación técnica y legal”, indicó.

Sin embargo, afirmó, el impacto político es el más grave, porque daña a la democracia al manipular a los ciudadanos, haciendo ver este ejercicio como si fuera una consulta popular, la cual estuvo completamente dominada por Morena, por el presidente electo, en la que no hubo participación representativa de los mexicanos y sesgadas las preguntas.

“Se permitió el ´carrusel´, en donde se llevaron las urnas a sus casas, en donde imprimieron las boletas, en donde no hubo información suficiente y no se cumplió con lo que marca el artículo 35 constitucional, para consultar a los mexicanos”, lamentó.

Este es el nacimiento de un estilo político que intenta imponer en México la voluntad de un solo hombre, “eso en todos lados del mundo se llama gobiernos autoritarios, aquellos que engañan, que manipulan a la ciudadanía para imponer su voluntad”, advirtió.

Los senadores y las senadoras del Partido Acción Nacional estamos del lado de los ciudadanos, y no vamos a permitir que los caprichos de una persona le hagan daño no al constructor, no al empresario, sino a los millones de mexicanos que trabajan en esos lugares y que de ahí reciben un salario para poder tener una vida digna, subrayó.

“La decisión del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, es un golpe brutal para este país y hoy los senadores del PAN alzamos la voz y decimos: no queremos gobiernos autoritarios en México, queremos gobiernos que verdaderamente defiendan a los ciudadanos”, señaló.

En ese sentido, anunció que el GPPAN presentará un punto de acuerdo para que el Senado de la República  exhorte al presidente electo para que se abstenga de manipular políticamente a los ciudadanos.

Asimismo, para que cumpla la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos y apegarse a los requisitos que ella establece para las consultas públicas, e informe con precisión el costo derivado de la cancelación del proyecto aeroportuario de Texcoco, de dónde obtendrá los recursos necesarios para cubrirlo y bajo qué criterios técnicos ha resuelto dicha erogación.

 

ooOoo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *