Versión de la intervención de la senadora Gina Andrea Cruz Blackledge, al presentar una iniciativa para reformar el artículo 2 de la Ley del IVA

Versión de la intervención de la senadora Gina Andrea Cruz Blackledge, al presentar una iniciativa para reformar el artículo 2 de la Ley del Impuesto al Valor Agregado

 

Presidente, antes de iniciar mi intervención quiero poner a su consideración: dividiremos el tiempo que nos concede la Presidencia de cinco minutos y cinco minutos para mi compañera Guadalupe Saldaña, para la misma.

Muy amable, Presidente.

Con la venia de la Presidencia, compañeras y compañeros senadores:

México vive una situación económica diferente a la que prometió el Gobierno de Enrique Peña Nieto al aprobar las reformas estructurales; entre ellas, la mal llamada reforma fiscal.

Hoy, muy a pesar de esas reformas y de la constancia en las malas decisiones en materia económica, nuestro país vive un futuro incierto.

Desde la presentación de la reforma fiscal, los legisladores de Acción Nacional no hemos quitado el dedo del renglón para revertir los efectos lesivos que la tóxica reforma fiscal generó.

En congruencia con la postura anterior, hemos manifestado que una de las mayores urgencias gira en torno a revertir los daños ocasionados específicamente en el incremento de la tasa del IVA en la zona fronteriza.

Con la reforma fiscal se homologó el Impuesto al Valor Agregado, IVA, en la zona fronteriza, el cual pasó del 11 por ciento al 16 por ciento y que generó afectaciones a más de 7.5 millones de ciudadanos que radican en esas regiones.

Originalmente la zona fronteriza tenía un trato diferenciado por lo distinto de su dinámica económica tanto en el norte como en el sur del país; no obstante, la zona fronteriza exige un trato fiscal diferente que le permita competir en las mejores condiciones de los mercados externos, sobre todo en los estados fronterizos con Estados Unidos.

Cuando se planteó y se aprobó la reforma para incrementar el impuesto, el Gobierno de Enrique Peña Nieto no consideró que la tasa diferenciada es un incentivo para poder competir en la zona fronteriza. El IVA diferenciado no es un privilegio, es una necesidad de política económica y fiscal que permite ser competitivos en aquella región.

Desde la aplicación de la nueva tasa del IVA se tiene un efecto inflacionario recesivo y de baja competitividad, resultado de la fuga de consumidores y transferencias de ingresos hacia mercados externos.

Porque así lo dijimos: la tóxica reforma fiscal generaría graves problemas a nuestra economía, porque en 2013 el PRI- Gobierno, respaldado por sus legisladores en el Congreso, aprobaron una reforma fiscal con una visión netamente recaudatoria y sin ningún sentido de responsabilidad y respaldo al sector productivo de aquella zona.

El día de hoy no hemos observado resultados concretos y benéficos para los ciudadanos y el sector productivo del país; no hay crecimiento más allá del tres por ciento; no hay reinversión de utilidades de las grandes empresas como consecuencias de los múltiples impuestos y en muchos casos la doble tributación. Se presume la generación de empleos pero no se dice que la mayoría son eventuales y, en suma, este Gobierno acabará sumido en la ignominia producto del disgusto de una sociedad que mostró su inconformidad en las urnas el pasado mes de julio.

Peña Nieto pasará a la historia por ser uno de los presidentes que dejan el poder con el más bajo índice de aprobación en la época moderna de nuestro país. Prometió mucho e hizo poco.

En conclusión, buscamos revertir los efectos negativos que la miscelánea fiscal recaudatoria ha generado en las empresas y en la economía de los trabajadores y sus familias a lo largo de todo el sexenio.

¿Qué es lo que se propuso? Se derogó el artículo segundo de la Ley del IVA con el objeto de establecer una tasa del 16 por ciento del valor del impuesto en la frontera del país.

¿Qué es lo que estaremos proponiendo en esta iniciativa? que se adicione en artículo segundo de la Ley del IVA con el objeto de establecer una tasa del 8 por ciento del impuesto en toda la región fronteriza.

Estamos solicitando en esta tribuna a las compañeras y compañeros senadores y manifestando que Acción Nacional siempre se ha pronunciado desde la tóxica reforma fiscal a apoyar a la economía de las familias de la zona fronteriza, así como la competitividad de estos estados.

Es por lo que el día de hoy apelamos a la aprobación de esta iniciativa que se estará presentando, de regresar los beneficios fiscales a los estados fronterizos, sabedores de que hay otros grupos parlamentarios con un interés similar.

Es la oportunidad de cumplirles a los mexicanos, no sólo con una franja acotada a 20 kilómetros, como lo ha manifestado el Presidente electo, sino estamos proponiendo que se regrese a la franja fronteriza que se tenía en el año 2013 y que se tomen en cuenta a municipios como el municipio de Ensenada y el poblado de San Felipe en Baja California, que se tome en cuenta también a los estados de Baja california Sur y el estado de Quintana Roo.

Es muy fácil proponer en campaña. Prometer no empobrece, pero es la ocasión de dar cumplimiento a ese compromiso que, según entiendo, hicimos todos los partidos políticos.

Hago un exhorto a las y los legisladores de esta soberanía a que aprobemos por unanimidad esta iniciativa que estamos presentando el día de hoy.

Así como dijimos en campaña que somos los representantes del pueblo, ahora es la oportunidad de demostrarlo votando a favor esta iniciativa que va más allá de la que está proponiendo el Presidente de la República, electo.

Y les comparto: hagamos historia por el bien común.

Es cuanto.

 

ooOoo

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *