Senador Julen Rementería Del Puerto solicita al presidente electo un informe pormenorizado respecto al futuro del nuevo aeropuerto internacional de México

 

Intervención en tribuna del senador Julen Rementería Del Puerto, al presentar punto de acuerdo por el que se solicita al Presidente Electo y al próximo Secretario de Comunicaciones y Transportes un informe pormenorizado respecto al futuro del nuevo aeropuerto internacional de México.

 

 

 

Con su permiso, Presidente.

Senadores y senadoras.

El cancelar el Nuevo Aeropuerto Internacional de México fue durante la campaña del Presidente electo, una sus propuestas más fuertes.

Sin embargo, con el paso del tiempo, se fue suavizando este discurso para finalmente decir que se pondría a consideración a través de una consulta, por cierto, consulta que no sabemos bajo qué condiciones o elementos se llevaría a cabo, pero sí pareciera que fuera ya una decisión tomada, un caso juzgado.

Al respecto cabe señalar que, de acuerdo con especialistas en la materia, el actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México es una infraestructura obsoleta para las necesidades de la Ciudad de México y la generación directa e indirecta de beneficios regionales en todo el país.

En 2017, México ocupó el número 67 de 137 en calidad en infraestructura aeroportuaria y el 51 en competitividad, según el Foro Económico Mundial.

La capacidad del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, por citar algunos hechos, es 32 millones de pasajeros y 365 mil operaciones al año; en 2014, hubo 34 millones de pasajeros y 410 mil vuelos; en el 2017, ya albergó a 44 millones de pasajeros y a 449 mil vuelos.

Año con año viene creciendo. Y, según el dicho del director, Alejandro Argudín, se mantendrá este crecimiento hasta que deje de funcionar.

Por lo anterior, justo en 2014 se elaboraron los estudios, se iniciaron con ellos, para la construcción de un nuevo aeropuerto, en donde los albergaría en 4 mil 300 hectáreas de terreno, que por sus características sería de los más importantes a nivel mundial en construcción y que tendría además aspectos de sustentabilidad y también de datos, de operaciones, de cómo estaría desarrollándose  la operación justo del aeropuerto.

Miren, déjenme decirles algunas características favorables para el nuevo aeropuerto: es cercano al actual, aproximadamente 10 kilómetros, contará con una subestación que es capaz de darle luz, por ejemplo, una ciudad como Pachuca entera; tendrá tres pistas de momento para poder llegar a seis y operar de manera simultánea en tres de ellas, podrá tener 96 posiciones de arranque. Para 2021 se espera que pueda albergar ya a 55 millones de pasajeros.

Y cuáles serían ahora, en contraparte las consecuencias de la suspensión, el costo de cancelación de la obra en el proceso implicaría pérdidas por 120 mil millones de pesos, según lo que ya se ha manifestado.

Se afectaría por supuesto de manera muy importante la reputación internacional de México en obras de esta naturaleza. Por cierto, es junto tal vez con el Puerto de Veracruz la segunda obra más importante a nivel nacional.

Tenemos además que decir que podrían ser una complejidad el tener operaciones separadas en los dos aeropuertos, cómo lo ha planteado actualmente este gobierno.

Pero quién dice todas estas inconveniencias. Fíjense, el Consejo Coordinador Empresarial, la Cámara Nacional de Autotransporte, El Colegio Ingenieros Mexicanos en Aeronáutica, el Colegio de Controladores de Tránsito Aéreo de México, el Colegio de Pilotos Aviadores de México, el Instituto Mexicano para la Competitividad, el Colegio de Ingenieros Militares, la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, el Centro de Investigación Especialidad en Aviación en la Universidad de Massachusetts, MITRE, por sus siglas. Todos, absolutamente todos hablan de la viabilidad del nuevo aeropuerto que se plantea.

Me parece ocioso que tengamos todavía que seguir platicando de estos temas que en campaña ocuparon mucho tiempo.

Hay que darse cuenta que han terminado de hacer campaña para ser gobierno y que se necesita dar certidumbre, no sólo a los mexicanos, sino también justamente a los extranjeros.

Por ello y ante la incertidumbre que ha traído este asunto y que es evidente que no hay una sola propuesta de ninguna organización formal que avale un proyecto distinto al que ya lleva muchos años en estudio y en desarrollo, proponemos a esta Soberanía el siguiente punto de acuerdo de urgente resolución.

Primero. El Senado de la República solicita al próximo secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, un informe pormenorizado sobre el futuro del Nuevo Aeropuerto Internacional de México.

Segundo. El Senado de la República solicita respetuosamente al Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, informe sobre el método de consulta pública que utilizará, en su caso, para la determinación de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, por ser una infraestructura de carácter necesario para el país y para el desarrollo en los próximos años.

Es cuanto, senador.

 

 

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *