Senadora Kenia López Rabadán propone segunda vuelta para la elección presidencial

 

Intervención de la senadora Kenia López Rabadán, al presentar una iniciativa que reforma el artículo 81 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

 

 

 

Muchas gracias, señor Presidente.

Vengo a presentar esta iniciativa a nombre de las y los senadores del Partido Acción Nacional.

La democracia en nuestro país se ha fortalecido considerablemente en las últimas décadas, sin embargo, sigue siendo débil en muchos aspectos y en diversas zonas del país.

Desde hace cuatro décadas, México ha ido recorriendo un largo camino hacia la democracia plena y, aunque sigue existiendo en algunos lugares retrocesos, el avance es sin duda indiscutible.

México es uno de los escasos países en América Latina que no cuenta, en su andamiaje constitucional, con la segunda vuelta electoral, ya que junto con Honduras, Paraguay, Venezuela, Panamá y otros pocos países, el ganador de las elecciones presidenciales se define en una única elección, teniendo como ganador el que cuente con la mayoría relativa de los votos.

Es por ello que, mediante la presente iniciativa, proponemos la incorporación de la segunda vuelta electoral para la elección del Presidente de la República, lo que servirá a darle certeza jurídica, legitimidad y gobernabilidad al candidato triunfador.

En el ámbito internacional, hemos sido testigos de que este mecanismo ha fortalecido la legitimidad y, con ello, la gobernabilidad de quien resulta vencedor o vencedora en pro de la democracia.

La segunda vuelta electoral, además de dotar de mayor legitimidad al ganador, evitará un eventual triunfo de un candidato que cuente con poca aceptación entre la ciudadanía; por ello, la propuesta para llevar a cabo la segunda vuelta electoral en México es que se realice una elección entre los dos candidatos que hayan obtenido el mayor número de votos en la primera ronda; esta jornada electoral deberá realizarse 45 días después de la primera, para evitar un tiempo de incertidumbre.

Como lo he comentado en el ámbito internacional existen antecedentes de incorporación de la segunda vuelta a los sistemas electorales de países latinoamericanos que cuentan, al igual que México, con un sistema de gobierno presidencialista.

Costa Rica y Ecuador fueron pioneros, ya que dotaron este mecanismo a finales de la década de los años 70, a pesar de que la segunda vuelta se instaló con redacciones distintas y, en algunos casos,  inclusive con mayorías específicas en las legislaciones electorales, en las siguientes dos décadas este instrumento se incorporó con diversas denominaciones, como segundo turno, segunda elección o segunda vuelta, en países como Brasil, Guatemala, Bolivia, El Salvador, Perú, República Dominicana, Uruguay Argentina y Chile.

Los tiempos para celebrar la segunda vuelta electoral varían de país en país, ya que por ejemplo en Argentina se debe llevar a cabo dos meses después de la primera vuelta; en Brasil dentro de los 20 días siguientes; en Chile a los 30 días siguientes; Colombia establece tres semanas más tarde; Costa Rica el primer domingo de abril del mismo año de la elección; Ecuador dentro de los siguientes 45 días; El Salvador en un plazo no mayor de 30 días después de declarados firmes los resultados de la primera elección; Guatemala en un plazo no mayor de 60 ni menor de 45 días; Perú 30 días siguientes a la proclamación de los cómputos oficiales; República Dominicana a los 45 días después de celebrada la primera, y Uruguay el último domingo del mes de noviembre del mismo año.

En la mayoría de los países mencionados la segunda vuelta ha brindado estabilidad y fortaleza a los gobiernos; los titulares del Ejecutivo tienen apoyo social y en algunos casos incluso apoyo legislativo.

Volviendo a nuestro país, los distintos acuerdos y alcances que se pueden lograr entre las diversas fuerzas políticas para realizar una segunda vuelta electoral, permitirán que el ganador cuente con el respaldo y la sumatoria de distintas mayorías.

La propuesta es que para que resulte ganador un candidato o candidata a la Presidencia de la República, se requiere de la mayoría absoluta de los votantes, es decir, más de la mitad de los votos válidos emitidos para este efecto, en caso de ser necesario se celebrará una elección de segunda vuelta 45 días después de la primera, entre los dos candidatos que hayan obtenido el mayor número de sufragios.

Se propone que para la segunda vuelta no se pueda realizar campaña alguna.

Tenemos una oportunidad histórica en este Senado de la República para modernizar nuestro procedimiento electoral y fortalecer nuestra democracia al instaurar la segunda vuelta en nuestro país.

Es cuanto, Presidente.

Muchas gracias.

 

 

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *