Twitter/SenadoresdelPAN
Senado.PAN
SenadoresPANTV
SenadoresdelPAN
Correo GPPAN
Artículos en periódicos

Senador Héctor Larios Córdova: Instituto del consumidor, ya no Profeco

El pasado lunes 5 de febrero la Profeco celebró su 42 aniversario. Nació en 1976, fruto de una reforma presentada en septiembre de 1975, en las postrimerías del régimen de Echeverría y en medio de una crisis económica y social que rompió casi tres décadas de crecimiento y del modelo de desarrollo estabilizador.

En 1975 se empezó a registrar un proceso inflacionario —no conocido en los 25 años anteriores—, que se agravó el 1 de septiembre con la primera devaluación del peso, desde 1954, en casi 100 por ciento. Fue el año también de las expropiaciones de tierras agrícolas en el norte del país y de una fuerte confrontación con el sector empresarial. Para tranquilizar el ánimo político, Echeverría anticipó el destape de López Portillo al 22 de septiembre (con una imagen de conciliador y mesurado).

En el inicio de esa crisis, los comerciantes mantuvieron los precios pensando que sería un fenómeno pasajero, pero cuando comenzaron a reflejar la inflación, el gobierno los satanizó y la creación de Profeco se interpretó como la herramienta para el control de precios.

Mucho ha cambiado esta institución en el transcurso del tiempo. Este año arranca con varios cambios en la ley que le dan más facultades y fortalezas.

Presentamos la iniciativa un grupo de senadores, lo cual motivó la respuesta unánime en contra del Sector Empresarial y de las asociaciones de consumidores. Empero, un largo proceso de negociación y acercamiento permitió que se aprobara con el consenso de todos los actores: Profeco, Economía, empresarios, asociaciones y legisladores por unanimidad en ambas cámaras.

Por primera vez la Profeco tendrá capacidad de cobrar multas y, para evitar incentivos perversos, éstas no entrarán a su patrimonio y deberá aplicarlas por medios electrónicos para evitar espacios para chantaje y corrupción.

Por primera vez también se establece el sistema de Afirmativa Ficta, en caso de que venza el plazo —ahora ampliado— para el registro de contratos de adhesión, entre otros muchos cambios novedosos.

Lo que importa es transformar esta institución hacia el futuro. El origen del abuso de los proveedores a los consumidores ha sido la falta de competencia; por ello existe un organismo renovado de Competencia Económica que avanza con fuerza en este tema.

Los mecanismos de queja y conciliación vienen en franco decremento. El año pasado se presentaron 128,000 quejas, que significan 14 por estado en cada día hábil, esto es un promedio de cinco por oficina, aunque en realidad son menos de tres porque varias se presentan por vía electrónica. Casi la mitad de las quejas son en sectores con poca competencia, como el de telecom (telefonía) y de la CFE, que a medida que incremente la competencia, las empresas mejoran el servicio y las quejas deberán reducirse.

Hacia el futuro la Profeco deberá reorientarse a la defensa del universo de consumidores y cambiar los mecanismos de quejas y su solución.

Hoy se conoce más a la Profeco por las inspecciones a gasolineras y gaseras y los enormes espacios de corrupción que esto genera. En un futuro próximo esta actividad perderá protagonismo al entrar auténticos mecanismos de competencia en el mercado de gasolinas y de gas LP.

Debemos iniciar la transformación de vigilancia e inspección de proveedores de bienes y servicios por la de autocertificación o mecanismos de certificación por entidades privadas de reconocido prestigio, como sucede en los países más desarrollados, y paulatinamente transformarse solamente en el instituto del consumidor, para que la promoción de los intereses de los competidores sea consecuencia del trabajo de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece).

La Profeco nació como una entidad innovadora en América Latina, en un mundo totalmente diferente al actual, y sin duda ha sido de interés general. Ahora tiene que iniciar su transformación a las nuevas condiciones, reducir su tamaño, cambiar de actividades y, en pocas palabras, dejar de ser procuraduría.

Publicado por El Economista 14 de febrero de 2018