Senadora Silvia Garza Galván: Cabalgata Sabinas 2017

2017.09.11-BA-OPINION-SGG-ZOCALO-DE-SALTILLO_Sen-Silvia-Garza

Nuevamente se cumplió la tradición, la Cabalgata Sabinas 2017 le dio rango de “capital” de Coahuila a esta ciudad, hospitalaria a más no poder, rica en todo tipo de recursos naturales, pero con un gran valor agregado que, sin lugar a duda, son sus habitantes.
El día de ayer fue especial para los habitantes de Sabinas, para los hombres que se levantan antes que el sol para arrancarle a la tierra parte de lo que tiene para que ellos subsistan.

Era la fiesta, la Cabalgata 2017, obligaba un alto en el camino de todos los habitantes de esta Región Carbonífera y de quienes nos adaptamos a esa tradición, pese a lo moderno de la actividad, apenas son 27 años de la Cabalgata de Sabinas y 25 años de la Cabalgata de Santo Domingo a Sabinas.

No había hogar en el que no se diera una fiesta. Desde el amanecer, los cabalgantes desfilaron desde la entrada de Sabinas hasta la salida a de la ciudad, ya cerca de las instalaciones de FeriExpo Sabinas 2017, que inicia con la cabalgata, con algunas horas de diferencia.

Ayer Sabinas dio una muestra de unidad social, de fortaleza, de gozar sus tradiciones, de poner ejemplo, por sus habitantes, que quede claro que cuando se trata de trabajar, lo hacen de manera plena, y cuando se trata de fiesta, esta se da con la misma intensidad.

No creo que haya una persona en Coahuila que no conozca un detalle de la Cabalgata de Sabinas, pero los ponemos en antecedentes, en caso de que esto sea aplicable en “los unos cuantos”.

Los sabinenses recuerdan la fundación de su ciudad.

De cómo los cabalgantes llegaron y decidieron apostarse en esa región de Coahuila, que es una mezcla de riquezas naturales con territorios en los que se hace obligada la mano del hombre.

La gente de Sabinas es plena, es honesta, de una sola pieza.

No quiero hacer menoscabo alguno para la clasificación de gente de otras regiones, pero en esta ocasión estamos hablando de Sabinas y sus habitantes, ayer Sabinas fue la “capital” de Coahuila.

Y al que tenga duda alguna, le recomendamos dar un vistazo a las redes sociales y a los medios de comunicación, para que se den cuenta de cómo se vivió esa tradición y los personajes que estuvieron, así, sin dar detalles ni datos extra, es la fiesta de los sabinenses, no hay tiempo, ni motivo, ni nada adicional que obligue a otro tipo de comentarios.

La fiesta y la tradición se convirtieron en hermandad, en solidaridad.

La gente de Sabinas vive el momento, sin olvidar el futuro, han salido delante de adversidades, son el mejor ejemplo de lo que es trabajar en entrañas de tierra y en deshoras.

Merecida la fiesta.

Datos técnicos, para entendernos mejor:

De acuerdo con Wikipedia, esa página que nos saca tanto de apuros, se queda corta en la apreciación de Sabinas, así lo marca:

El día 12 de noviembre de 1943 el Congreso del Estado aprobó la adopción del escudo de armas para la ciudad de Sabinas.

Por su forma, se asemeja más al tipo francés que al español; es acortinado y tiene en la parte superior una antorcha roja que simboliza la Revolución; a los lados del escudo hay una bordura con la leyenda: voluntad firme –acción perseverante, y en la parte superior un listón anudado a la antorcha con la leyenda: tierra hospitalaria.

El escudo está dividido en tres cortinas; en la diestra sobre el campo de plata se ve un ferrocarril, porque la ciudad tuvo su origen como estación de la villa de San Juan de Sabinas al pasar la vía por ese lugar.

En la cortina siniestra, sobre campo de oro, está el edificio de una mina, por ser el carbón la base de la prosperidad de esa zona, y en la cortina inferior un río con los sabinos que dieron nombre a la población.

Para nosotros, retomando, Sabinas ayer fue “capital de Coahuila” y sus habitantes vivieron una gran fiesta, ejemplo en toda la entidad.

Aprovecho para felicitar a Lenin Flores por tan excelente evento.

Nos leemos la próxima semana.

Muchas gracias.

 Publicado por El Zócalo de Saltillo, 10 de septiembre de 2017

 

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Mensaje