Propone senador Jesús Santana aplicar sanciones por demoras en dictamen de iniciativas en el Senado

Sen. José de Jesús Santana

• Con el respaldo del Grupo Parlamentario del PAN, presenta iniciativa para agilizar el trabajo legislativo y mejorar el desempeño del Senado de la República
• En los primeros ocho meses de la actividad legislativa del 2016, sólo fueron aprobadas 55 iniciativas de las 576, expuso

9 de febrero de 2017.- Con el propósito de agilizar el trabajo legislativo y mejorar el desempeño del Senado de la República, el senador del Partido Acción Nacional (PAN), Jesús Santana García presentó una iniciativa de reformas al reglamento de esta cámara, la cual prevé sanción administrativa, que implique consecuencias políticas, a las comisiones que demoren injustificadamente el proceso de dictaminación.
“Hoy en día no existe una consecuencia jurídica si no se emite un dictamen. Lo que proponemos es que haya una consecuencia jurídica y que la Mesa Directiva, en su caso, pueda ampliar el plazo hasta 365 días”, expuso el legislador por Aguascalientes.

La iniciativa recibió el respaldo del Grupo Parlamentario de Acción Nacional, cuyo coordinador, el senador Fernando Herrera Ávila, dijo que se trata de una propuesta de la más alta responsabilidad.
“No podemos permitir que se utilice la “congeladora” como un instrumento que detenga el trabajo legislativo. A nombre de las senadoras y los senadores del PAN suscribiremos esta iniciativa como parte del Grupo Parlamentario y exhortamos a los otros grupos a que hagan lo propio. Ojalá y ésta tenga una dictaminación pronta y sea de la aceptación de los 128 senadores”, manifestó.

En la tribuna del Senado, Santana García señaló que, para transformar a México, para convertirlo en un país más competitivo, desarrollado y equitativo, es indispensable mejorar el desempeño de la Cámara Alta, para que responda a la más eficaz de las demandas y a las necesidades de los ciudadanos.

El diseño jurídico institucional del Poder Legislativo establece comisiones permanentes que tiene a su encargo la argumentación y el debate de los asuntos que les compete conocer.
El legislador panista explicó que existen factores que suelen ser determinantes para el dictamen de iniciativas en comisiones, como el debate legislativo y la negociación en torno a esta, pero subrayó que parte del rezago legislativo obedece al diseño normativo que regula las funciones y competencia de todas y cada una de las comisiones.

Como consecuencia, dijo, en los primeros ocho meses de la actividad legislativa del 2016, sólo fueron aprobadas 55 iniciativas de las 576 presentadas por las cinco bancadas del Senado de la República, de acuerdo con registros del Sistema de Información Legislativa de la Secretaría de Gobernación.

“Es decir, compañero senadores, que tenemos un 8.8 por ciento de productividad en comisiones en este Senado”, indicó.

Otro ejemplo, comentó, son las 20 iniciativas presentadas por prácticamente todos los grupos parlamentarios para reducir el número de legisladores.
Estas iniciativas, observó, fueron turnadas a las comisiones y siguen ahí, y ni siquiera han sido dictaminadas.

Un ejemplo más, agregó, son las iniciativas para reducir en 50 por ciento al financiamiento público destinado a los partidos políticos y al Congreso de la Unión.
“Aun cuando se cuenta con el aval de más de 30 legisladores de diversos grupos parlamentarios y una cantidad considerable de firmas ciudadanas de apoyo, la propuesta está congelada”, aseguró.
Santana García afirmó que la mayor crítica al Senado recae en la productividad legislativa, como la obligación de los senadores en el proceso legislativo y el trabajo en comisiones legislativas.
Detalló que su propuesta propone que el plazo de dictaminación se amplié hasta 365 días; que haya consecuencia jurídica para quienes no dictaminen a tiempo y que se finquen responsabilidades por la inactividad en comisiones.
“El espíritu de la presente propuesta de reforma se conforma en virtud de la necesidad de no simplificar, sino agilizar el trabajo legislativo que cada día es más complejo, lo cual sugiere una mayor concentración de los legisladores, así como miembros de las comisiones que conozcan ampliamente de la materia que se les ha encomendado”, subrayó.

ooOoo

 

Versión de la intervención en tribuna del senador Jesús Santana García, al presentar iniciativa con proyecto de decreto por el que se reforman los artículos 212, 214 y 217 del Reglamento del Senado de la República

Con su venia, senadora Presidente, Mesa Directiva, compañeros senadores.

Para transformar a México, para convertirlo en un país más competitivo, desarrollado y equitativo es indispensable mejorar el desempeño de este Senado, a fin de que responda a la más eficaz de las demandas y a las necesidades de los ciudadanos.

El diseño jurídico institucional del Poder Legislativo establece comisiones permanentes que tiene a su encargo la argumentación y el debate de los asuntos que les compete conocer.

Es cierto que existen factores que suelen ser determinantes para el resultado de cualquier dictaminación en comisiones, como lo son el debate legislativo y la negociación en torno a esta.

Sin embargo, también es cierto que parte del rezago legislativo existe en el Congreso obedece al diseño normativo que regula las funciones y competencia de todas y cada una de las comisiones.

Como consecuencia, en los primeros ocho meses de la actividad legislativa del 2016, las cinco bancadas del Senado de la República presentamos 576 iniciativas, pero de acuerdo con el Sistema de Información Legislativa de la Secretaría de Gobernación, sólo fueron aprobadas 55 de ellas.

Es decir, compañero senadores, que tenemos un 8.8 por ciento de productividad en comisiones en este Senado. Quedan 120 iniciativas, presentadas tan sólo el año pasado, en calidad de pendientes.

Un caso de ejemplo también es el de las iniciativas presentadas por prácticamente todos los grupos parlamentarios para reducir el número de legisladores.

Desde el año 2000, se han presentado, a la fecha, cerca de 20 iniciativas donde todo mundo proponemos la reducción de los diputados y los senadores.

Sin embargo, estas iniciativas fueron turnadas a las comisiones y siguen ahí, y ni siquiera han sido dictaminadas.

Un ejemplo más de las iniciativas que se proponen reducir es por ejemplo la del 50 por ciento al financiamiento público destinado a los partidos políticos y al Congreso de la Unión.

Aun cuando se cuenta con el aval de más de 30 legisladores de diversos grupos parlamentarios y una cantidad considerable de firmas ciudadanas de apoyo, la propuesta está congelada.

Desde octubre de 2015 y en octubre del año pasado de 2016 fue presentado por diversos senadores una excitativa a la Mesa Directiva; a la fecha, sigue congelada.

La mayor crítica recae, sin lugar a dudas, en la productividad legislativa como la obligación de los senadores en el proceso legislativo y el trabajo en comisiones legislativas, espacio donde se acuerdan, aprueban y elaboran los dictámenes turnados por el Pleno, ya sea en sentido positivo o negativo, pero hay que dictaminarlas.

Este rubro es muy importante y es necesario señalar claramente tiempos de desahogos de los temas; sin duda, establecer las excepciones y acciones complementarias para evitar lo que le denominamos la parálisis legislativa y, en su caso, otorgarle al Pleno de esta Cámara la facultad de resolver los casos extremos en los que se lleguen a presentar.

La propuesta sugiere ampliar el plazo de dictaminación. Hoy en día las comisiones cuentan con aproximadamente 85 días para poder dictaminar, lo que estamos proponiendo es ampliarlo a 150 días.

Pero hoy en día no existe una consecuencia jurídica si no se emite un dictamen. Lo que proponemos es que haya una consecuencia jurídica y que la Mesa Directiva, en su caso, pueda ampliar el plazo hasta 365 días.

En caso de que no se dictamine en las comisiones, podrá ser y deberá ser turnada al Pleno para que éste la vote a favor o en contra en los términos en que fue presentada.

Con este nuevo esquema se pretende agilizar el trabajo legislativo que realizan las comisiones y responsabilizar a los presidentes de las juntas directivas de las comisiones coordinadoras por la inactividad que tenga la Comisión que ellos presiden.

El espíritu de la presente propuesta de reforma se conforma en virtud de la necesidad de no simplificar, sino agilizar el trabajo legislativo que cada día es más complejo, lo cual sugiere una mayor concentración de los legisladores, así como miembros de las comisiones que conozcan ampliamente de la materia que se les ha encomendado.

Tomemos en cuenta el esfuerzo, estudio, investigación y tiempo y recursos que hay detrás de cada iniciativa; la importancia que tiene cada una de ellas para el desarrollo del país o la atención a temas de importancia nacional.

Y si bien proponemos plazos mayores, estamos obligados a que sea en sentido negativo o positivo, pero que se dictaminen todas y cada una de las iniciativas que se han presentado en este Senado.

La propuesta busca contribuir a la eficacia del proceso de dictamen a las comisiones, sin dejar de reconocer la complejidad y el esfuerzo que hoy guarda el trabajo de los legisladores.

Es cuanto, muchas gracias, senadora Presidenta.

ooOoo

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Mensaje