Propone Fernando Torres Graciano otorgar estímulos fiscales a contribuyentes para impulsar la economía

Senador Fernando Torres Graciano

14 de febrero de 2017.- El senador panista Fernando Torres Graciano propuso reducir de 30 a 28 por ciento el Impuesto Sobre la Renta (ISR) a personas físicas y morales, con el propósito de otorgar incentivos fiscales a los contribuyentes para contrarrestar los efectos nocivos de la reforma fiscal de 2014 y mejorar la situación económica del país.

“Se propone que los contribuyentes, cuyos ingresos no excedan los 750 mil pesos al año, tengan la facilidad de expedir comprobantes simplificados y que, cuando el importe de la operación sea menor a 500 pesos, no tengan la obligación de expedir un comprobante, como se estipula en la ley actual”, expuso.

La iniciativa del senador por Guanajuato contempla también la posibilidad de deducir al 100 por ciento el pago de cuotas de inscripción y reinscripción a la educación básica, media y superior, lo que contribuiría a mejorar la economía de las familias mexicanas.

Propuso otorgar un estímulo fiscal en materia de deducción inmediata de bienes nuevos y de activo fijo para la micro y pequeña empresa, con lo que se fomentaría la inversión nacional y extranjera para generar mayor crecimiento económico.

Además, planteó la eliminación del pago de las compras, inversiones y transacciones menores a 5 mil pesos mediante cheque, tarjeta de crédito, débito o de servicios bancarios, “ya que muchas veces este tipo de contribuyentes no son sujetos de crédito ni usuarios de los servicios bancarios”.

Para el legislador de Acción Nacional, el ISR es un ingreso importante para nuestro país, por lo que se debe facilitar pago de este impuesto de manera oportuna, eficiente y eficaz, a fin de ampliar la base de recaudación.

No obstante, “con las disposiciones que hoy en día están vigentes, lo que se ha logrado es que no se estén pagando estos impuestos y que al pequeño contribuyente se le tenga como una persona que no está cumpliendo”, señaló.

“Estas medidas van encaminadas a apoyar a los pequeños comercios y personas que todos los días ponen a andar a este país y hacen un gran esfuerzo y quieren cumplir con sus obligaciones fiscales pero que hay que facilitárselos y darles una serie de estímulos”, señaló Torres Graciano.

La propuesta, a la que se sumó el senador panista César Octavio Pedroza Gaitán, fue turnada a la Cámara de Diputados para su análisis y dictaminación.

ooOoo

14 de febrero de 2017

Versión de la intervención en tribuna del senador Fernando Torres Graciano, al presentar una iniciativa para reformar y adicionar la Ley del Impuesto Sobre la Renta

Gracias, Presidente.

El día de hoy venimos a presentar una iniciativa con proyecto de decreto que reforma diversas disposiciones de la Ley del Impuesto Sobre la Renta.

No es una iniciativa nueva, ya aquí se han presentado varias propuestas similares desde que se llevó a cabo aquella reforma fiscal, que el Grupo Parlamentario del PAN advirtió que no sería positiva para la economía del país.

Hemos estado insistiendo de diferentes propuestas para tratar de destrabar estos frenos que la reforma fiscal vino a poner al crecimiento económico.

Hoy, el país sigue y se mantiene con un bajo crecimiento económico; el Fondo Monetario Internacional proyecto un crecimiento para este año de tan solo 1.7, que seguramente que se tendrá que bajar.

La subida de los precios de los combustibles, la depreciación del peso frente al dólar tienen un gran impacto en la inflación, y una constante en el alza de los precios de los alimentos de la canasta básica, además, de que los salarios no han crecido al mismo ritmo que crecen los precios, provocando con ello que los índices de pobreza se mantenga o incluso se estén incrementando.

Y es que, México es uno de los 34 miembros de la Organización de Cooperación y el Desarrollo Económico, de la OCDE, que tiene mayor desigualdad en cuanto al ingreso.

Por ello, la presente propuesta tiene como objetivo principal otorgar incentivos fiscales para las personas morales y personas físicas, a fin de contra restar de alguna manera los efectos nocivos de la reforma fiscal y, por supuesto, mejorar en lo posible la economía actual.

En ese sentido, uno de los objetivos de esta propuesta es reducir la tasa corporativa prevista en la Ley del Impuesto Sobre la Renta y bajar de un 30 a un 28 por ciento, a fin de apoyar a las empresas, buscando mejorar la competitividad del país, aumentado la atracción de inversión y que se mueva más la economía, tanto en la inversión local como extranjera.

Asimismo, también uno de los objetivos es generar mayores incentivos fiscales para pequeñas y medianas empresas, ya que esta constituye un sector importante en la producción económica del país.

En la gran mayoría de estas empresas, que se trata de personas que tienen negocios familiares, que viven de esa pequeña empresa, de ese pequeño comercio, de ese pequeño negocio; y que son la fuente de ingresos, no solamente para esas familias, sino que son la fuente de ingresos para el país, porque la Pymes generan el 72 por ciento del empleo y 52 por ciento del Producto Interno Bruto.

Aunado a esto, se propone que los contribuyentes cuyos ingresos no excedan de 750 mil pesos al año, tengan la facilidad de expedir comprobantes simplificados, y que cuando el importe de la operación sea menor a 500 pesos no tenga la obligación de expedir un comprobante, como está al día de hoy.

También se propone que se elimine la obligación de pagar: las compras, inversiones y transacciones menores a cinco mil pesos, mediante cheque, tarjeta crédito, débito o de servicios bancarios. Ya que, muchas veces este tipo de contribuyentes no son sujetos de crédito, y no son usuarios de los servicios bancarios, porque para ellos pagar comisiones por las expediciones de cheques, saldo, promedios, tarjetas de crédito, etcétera, representa un gasto adicional que es requerido para otras necesidades básicas.

En una realidad, perdón, es una realidad que la Secretaria de Hacienda y Crédito Público no se ha dado basto para atender a todos los contribuyentes que se acercan a las oficinas para solicitar su apoyo, asesoría para tratar de sacar adelante el pago y las obligaciones que implica el nuevo régimen de incorporación fiscal.

Los contribuyentes no tienen idea de que fueron cambiados a un régimen diferente, y siguen viéndose como pequeños contribuyentes, el sistema de los Repecos que no debió haberse cambiado porque es lo que le facilita a quien tiene un pequeño comercio, la mercería, a la tortillería, al puesto en el mercado; poder contribuir porque quieren pagar, pero quieren también al mismo tiempo, que sea fácil pagar estos impuestos. Por ello es importante, también, simplificarles la obligación de contribuir al gasto público.

Para muchos es claro que, todas estas personas que perciben ingresos bajos están obligados, también a declararlos, sin duda; pero pagar un impuesto, este impuesto, también debe entenderse que para nuestro país es un ingreso importante y que tenemos que facilitar que este pago se dé de manera oportuna, eficiente, eficaz y que se amplíe la base de recaudación.

Y, con las disposiciones que hoy en día están vigentes, lo que se ha logrado solamente es que no se estén pagando estos impuestos y que al pequeño contribuyente se le tenga como una persona que no está cumpliendo.

Es deseable simplificar los requisitos que se deben cumplir para estos contribuyentes con ingresos menores a 750 mil pesos anuales, tanto para las facturas como para los pagos de sueldos y, en su caso, los que tengan empleados, eximirlos de la bancarización y facilitándoles la presentación en sus declaraciones de impuestos.

Por otro lado, con la intención de procurar el acceso a la educación de las familias mexicanas y para reconocer el esfuerzo que hacen muchos padres de familia, de ser ellos los que asuman el gasto que por obligación constitucional le corresponde al Estado, al tener que prestar el servicio de la educación de manera gratuita, estamos retomando la posibilidad de deducir al 100 por ciento el pago de cuotas de inscripción correspondientes a la educación básica, media superior, de acuerdo a la Ley General de Educación, efectuados por contribuyentes que muchas veces han asumido esta responsabilidad, hacen un esfuerzo para llevar a cabo este gasto de educación de sus hijos y que, mucho vendría a ayudar a este contribuyente, a este profesionista a que su economía y la de su familia se vean mejoradas con la posibilidad de esta deducción.

También se propone quitar las limitaciones en las deducciones personales, toda vez que dicha limitación este encaminada a desincentivar que los contribuyentes puedan realizar estos gastos personales y, los que lo hacen al ya no tener un estímulo fiscal, no están pidiendo el comprobante, lo que lleva a cabo que muchas personas, por consecuencia, no pidan el comprobante y quienes dan el servicio terminen por no dar tampoco ese comprobante y se acumule el ingreso, y -obviamente- tampoco declaren quien está dando este servicio porque no tienen o no tuvieron la obligación de dar el comprobante.

Por ello, estamos también adicionalmente presentando un apoyo para personas que podrán llevar acabo los gastos mencionados y que, opten por hacerlo, debido a que no podrán ser reducible en este gasto personal y prefieren acudir a los servicios de salud que otorga el gobierno.

Todas estas deducciones como son servicios de salud, de educación y, por supuesto, de temas como era la deducibilidad en gastos hipotecarios o bien de funerarios, se pueda llevar de una manera más amplia y no se esté topando como se está al día de hoy, y mucho más ágil.

Finalmente, se propone otorgar un estímulo fiscal en materia de deducción inmediata de bienes nuevos de activo fijo para la micro, pequeña y mediana empresa, adicionándose un capítulo 2 del título 7 con los artículos 205 y 206 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, a fin de fomentar la inversión nacional y extranjera para generar un mayor crecimiento económico que vaya encaminado a apoyar a las pequeñas empresas, a los pequeños comercios, a las personas que todos los días ponen a andar a este país, hacen un gran esfuerzo, que están dispuestos y quieren cumplir con sus obligaciones fiscales, pero que hay que facilitárselos y hay que darles una serie de estímulos, porque hay que reconocer el esfuerzo que todos los días hacen para sacar adelante a sus familias y, sobre todo, para contribuir en el crecimiento económico de este país.

Estas son las propuestas de estímulos fiscales que estamos presentando el día de hoy y que, esperemos sí sean tomadas -en esta ocasión- en cuenta, sí sean analizadas en la comisión correspondiente y se pueda llevar a cabo a buen fin.

Ésta es una propuesta que, ojalá, nos acompañen muchos otros senadores.

Muchas gracias, agradezco Presidente.

ooOoo

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Mensaje