¿En defensa de la Soberanía Nacional? por Salvador López Brito

Art_Sen Lopez Brito

Estamos en una etapa de reformas a nivel nacional e internacional y será necesario mantener una postura de unión.

Si bien reconocíamos que el inicio del 2017 iba a ser sui generis en relación a los años anteriores por todas las situaciones que están ocurriendo en el país, el tener de cara los nuevos retos, oportunidades y problemas, nos obliga a encontrar respuestas inteligentes y eficientes a estas cuestiones, y sobre todo a trabajar de manera conjunta para obtener los mejores resultados.

En lo relacionado a la política exterior, arrancamos el año con la toma de protesta del nuevo presidente de nuestro país vecino (que se llevó a cabo el 20 de enero de 2017) y por lo tanto las implicaciones ocasionadas para México con este acto, sin duda, es un tema que no debemos descuidar y monitorear constantemente por las consecuencias que esto pueda tener y principalmente por el conocimiento de la falta de empatía que tiene hacia nuestro país.

Si bien conocíamos sus principales promesas de campaña, tales como: a) el llevarse a las automotrices Ford, General Motors y Chrysler (lo cual dejará más de un millón de desempleados en el país); b) construir un muro en la frontera con México; c) endurecer las políticas migratorias; d) reformar los tratados comerciales que existen actualmente (establecer estrictos aranceles comerciales); e) modificar el esquema de remesas y establecer impuestos por los mismos; f) reestructurar los procesos para la obtención y cancelación de visas a turistas y empresarios mexicanos, entre otros;[1] nos obliga a ser más inteligentes y proactivos, pues de llevarse a cabo, hará que nuestra balanza comercial, el peso mexicano y los connacionales que residen en EUA, tengan las peores consecuencias.

Sin embargo en lo relacioando a la política interior, estamos en una situación de alta vulnerabilidad, donde la falta de aprobación a las nuevas reformas ha generado un gran descontento social manifestandose a través de diversas marchas, comunicados y grupos radicales.

Al iniciar el año, el incremento en el precio de la gasolina[2] generó gran incertidumbre ante la posible alza en el precio de diferentes productos; al mismo tiempo que se realizaron incrementos no tan polémicos, en el precio de las tarifas eléctricas para el sector industrial, reportando aumentos entre el 3.7 y 4.5 % en comparación con diciembre de 2016; para el sector comercial, se aumentó entre un 2.6 y 3.5% y en lo relacionado con el consumo doméstico el aumento fue de 2.6%; en los trámites de obtención de pasaportes incrementando los costos, (el pasaporte con vigencia de un año tiene un costo de 545 pesos, el de tres años 1,130 pesos, el de seis años 1,555 pesos y el de diez años 2,390 pesos) y finalmente, la Tarifa del Uso de Aeropuerto (TUA) también elevó sus costos, pues ahora será 22.74 dólares para vuelos nacionales y 35.35 dólares para vuelos internacionales (generando cambios radicales por la situación que enfrenta actualmente el peso en el tipo de cambio); cambios que según se argumentó eran irrevocables e inclusó se pronosticaron nuevos aumentos, como es en el caso de la gasolina, para el cual se anunció un aumento, considerado impresindible para el 4 de febrero, pero dadas las situaciones políticas, tuvo que cancelarse.

Pero más alla de todos los cambios internos que se están generando, existe un fenómeno frecuentemente utilizado y es que es conocido como “Doctrina del Shock”, la cual fue creada por el economista Milton Friedman y consiste en esperar a que se produzca una crisis, para rápidamente lograr que las “reformas propuestas durante la misma” sean permanentes y sobre todo aceptadas por la población; y más allá de eso, para lograr la aceptación de situaciones que en ninguna otra circunstacia hubieran sido aprobadas. Por lo que, ante esta fragilidad nacional, han resurgido y nacido héroes que promenten un mejor país y defendernos a capa y espada, esto, como si nos encontráramos en época electoral o en un concurso de aceptación; sin embargo, lo más extraño de esta situación, es que se promueva una Soberanía Nacional, cuando la salvaguarda de esta siempre debe ser el objetivo de los gobernantes, más alla de la crisis actual que existe. Hoy en día no es novedad ver comunicados en los principales medios de comunicación donde nos garantizan nuestros “líderes” que todo va a estar bien y que trabajarán para garantizar nuestra tranquilidad, sin embargo, me pregunto: ¿por qué lo tienen que decir dado que es implícito al momento de tomar cualquier cargo público?… ¿es acaso que antes esto no era una prioridad?

Con toda seguridad podemos decir que estamos en una etapa de grandes reformas a nivel nacional e internacional y será necesario que todos mantengamos una postura de unión y apertura a nuevas estrategias para resolver estas situaciones, pues cada uno de nosotros, en diferente magnitud tendrá un impacto de estos cambios. Los retos están presentes, las oportunidades debemos encontrarlas para identificar aquellas acciones que generarán soluciones reales y no eventuales a las presentes coyunturas socioeconómicas. No es momento de debilitarnos ni fracturarnos, sino de levantar la cabeza y pensar desde nuestra trinchera en la mejor opción para salir adelante; y sobre todo de seguir siendo inquisidores y no dejarnos abrumar por los falsos profetas que utilizan está situación para obtener ventajas. ¡Muchas gracias!

@LopezBrito_
@OpinionLSR

[1] Esta es la carta que Trump envió en abril pasado – cuando aún era precandidato – al diario The Washington Post y donde detalla su plan de acción de llegar a la presidencia. 2016
[2]Los factores a considerar para realizar el incremento en el precio de las gasolinas y diesel son el precio en el mercado internacional, los costos asociados en el transporte y almacenamiento, el impuesto a la gasolina IEPS y la inflación actual, esto de acuerdo a información de la SHCP.

Publicado en La Silla Rota 10 de febrero de 2017

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Mensaje